Ya han comenzado las obras que sustituirán los actuales colectores y aumentarán su capacidad para frenar las inundaciones en la zona cero.

El alcalde de Los Alcázares, Mario Gómez, supervisa el comienzo de las obras en la zona de La Dorada. Ayto Los Alcázares

Los trabajos, que tienen un plazo de ejecución de cinco meses, cuentan con un presupuesto de 848.000 euros

Ya es una realidad. Los Alcázares comienza a hacer frente a las inundaciones que han sacudido el municipio costero del Mar Menor gracias a las obras que ayer comenzaron a ejecutarse en la red de drenaje de la localidad.

En concreto, se ha empezado a trabajar en los colectores de pluviales de la zona de La Dorada, «la más importante, ya que actualmente, cuando se llena con el agua procedente de Rambla de La Maraña, inunda toda la zona 0», explicó el alcalde de Los Alcázares, Mario Cervera, durante el acto de presentación del comienzo de estas obras «que convierten promesas en hechos», añadió.

Los trabajos, que tienen un plazo de ejecución de cinco meses, cuentan con un presupuesto de 848.000 euros

Ya es una realidad. Los Alcázares comienza a hacer frente a las inundaciones que han sacudido el municipio costero del Mar Menor gracias a las obras que ayer comenzaron a ejecutarse en la red de drenaje de la localidad.

En concreto, se ha empezado a trabajar en los colectores de pluviales de la zona de La Dorada, «la más importante, ya que actualmente, cuando se llena con el agua procedente de Rambla de La Maraña, inunda toda la zona 0», explicó el alcalde de Los Alcázares, Mario Cervera, durante el acto de presentación del comienzo de estas obras «que convierten promesas en hechos», añadió.

Unas actuaciones que van a permitir que esa red de colectores de pluviales, que finalizan en la desembocadura de la rambla de la localidad, «desahoguen cuatro veces más de lo que lo hacen actualmente», tal y como ha señalado Jesús Riquelme, el responsable de la constructora.

Con un presupuesto de 848.000 euros, subvencionados en un 50% por el Estado, esta es la primera de las intervenciones para hacer frente a las inundaciones. «Esperamos que la Comunidad efectúe cuanto antes la segunda obra que también se recoge en este canal de drenaje», expresó Cervera.

Actuaciones en tres fases

Las obras se van a ejecutar en tres fases. En primer lugar, se va a realizar una zanja en la calle Albufera para sustituir los colectores, que están obsoletos y tienen poco diámetro (300 mm) por marcos de 2×1 metros, lo que va a permitir aumentar la capacidad de desagüe de estos colectores, según detalló Sergio Cegarra, ingeniero del Ayuntamiento de Los Alcázares. Además, se van a incorporar unos cubos para que el arrastre de las lluvias se quede en el fondo y no llegue hasta el Mar Menor.

En una segunda fase, desde la calle Jaen hasta la esquina del Colegio Bienvenido Conejero Requiel, se va a hacer un baipás que sustituirá el antiguo tramo de 800 metros de longitud por uno de 1.200 metros, aumentándose también su diámetro.

En último lugar, desde la calle Málaga hasta la desembocadura de la rambla de Los Alcázares se van a reparar las juntas de los marcos y se van a impermeabilizar para que el agua que recojan se traslade hasta la rambla con mayor rapidez. Y aprovechando estas actuaciones, se han incluido en el proyecto mejoras de la instalación de impornales, para que la precipitación que caiga sobre estas calles se pueda evacuar más rápido.

Todas estas actuaciones van a permitir cuadriplicar la capacidad de desagüe de la red de drenaje de la localidad.
Las obras tienen un plazo de ejecución de cinco meses, «aunque intentaremos acortar el tiempo estimado para ocasionar las menores molestias posibles a los vecinos», apuntó Jesús Riquelme, quien indicó que se van a implicar unos 15 trabajadores.